01 de Diciembre de 2022

¿El poder para quién?

2022-11-24

Por: Gerardo Torres Zelaya

Hace un año estábamos preparando la ofensiva final, habíamos avanzado casi hasta las líneas del enemigo, lo teníamos rodeado y estábamos a 12 días de arrebatarles un poder que secuestraron para su usufructo individualista por doce años.

La Compañera Xiomara Castro estaba al frente entonces, cómo lo está hoy. Ahí pegada al pueblo, de dónde nace toda su fuerza, en dónde reside todo su poder. La conquista política del poder aquel 28 de noviembre del 2021 significó un cambio importante en la historia de Honduras, fue la primera intromisión al poder de quiénes siempre lo vimos desde lejos.

El poder se puede entender desde su naturaleza, desde lo que es. Existe un poder construido por la dinámica del poder mismo, o sea la lógica de construir y de enfrentarse por quién tiene más poder.

Eso se refleja en la lucha por las candidaturas o los cargos en todos los niveles, quién tiene más seguidores, quién tiene más apoyos, quién se queda con los puestos y los rangos. Es una dinámica que sin un objetivo superior se puede volver fácilmente desgastante, cotidiana, vernácula y muy mezquina. Esa contradicción del poder también existe en la cúpula más alta del ecosistema político.

Es a lo que la Presidenta llama desmantelar la dictadura, que no es otra cosa que reducir considerablemente la cuota de poder de quiénes lo usaron para robar, matar y mover droga.

El ideario de LIBRE lo tiene claro: El poder sirve para Refundar y Construir una Sociedad Justa. Ese objetivo y esa disputa se expresa en la contradicción en el Congreso Nacional, la lucha por una Corte Suprema de Justicia independiente, las estrategias para enfrentar y contrarrestar o superar los ataques de la oposición y sus instrumentos cómo el cerco mediático, los generadores de opinión conservadora y anti-desarrollo, los monaguillos del régimen y las y los que oran por el #Volvera. También está el Poder Hacer, o sea el poder de acción, de transformación.

Es la potencia de poder cambiar las cosas, de mejorar la vida de las personas. Aunque nuestra Presidenta es muy buena en el enfrentamiento y la contradicción contra el régimen, es en el Poder Hacer dónde siempre nos ha mostrado su mayor talento y capacidad.

Es el Poder de la Solidaridad, de la fuerza en favor de los más débiles, es el “salimos todos y todas juntas sin dejar a nadie atrás” cómo principio ideológico, cómo motor de la acción de gobierno y de vida.

Frente a la competencia, la solidaridad. Frente a lo mezquino, la entrega de uno mismo. Frente el odio el amor.

Frente la avaricia, la defensa sin descanso de la humanidad. Cierro con el para qué, que no es otra cosa que el para quién.

Toda disputa, construcción y victoria es y debe ser para la gente, en especial para quienes más lo necesitan. Es el poder popular, el poder en manos de todos y toda la única garantía de que el poder nunca se va a corromper, ni se va a volver haragán o paranoico sin sentido.

Xiomara es el poder para todos y para todas. Xiomara es el poder para vos. Y poder que no se defiende y ejerce, se pierde.